Caricias en tiempo de COVID

Estos tiempos de pandemia está cambiando nuestra forma de relacionarnos. No se trata de nada que no fuera característico de nosotros mismos en otras circunstancias, lo único que ocurre es que en esta ocasión se manifiesta de una forma mucho más evidente. Toda tendencia aislacionista y evitativa se acentuará un poquito más. Algunos estarán satisfechos con esta distancia social. No tener que saludar al vecino para algunos será una bendición. Pero la situación viene con trampa. Quizás la distancia social contribuya de alguna forma a reforzar algunas particularidades de nuestra personalidad que fuera necesario revisar independientemente de los tiempos en que vivimos.

La pandemia nos distancia físicamente por cuestiones obvias de salud pública, pero debemos comprender que no todas las caricias que nos damos son físicas. Spitz un psiquiatra poco conocido demostró allá por 1953 que la deprivación afectiva en l@s niñ@s influía en su posterior desarrollo psíquico. Así pues quedó demostrado la importancia de las caricias. Spitz también nos habla de la sonrisa como  el primer reconocimiento social que hacemos los humanos del cuidador principal y a partir de ese momento ( a los tres meses de vida aproximadamente) el mundo queda dividido en dos: el niñ@ y la madre (dentro y fuera). Supone la aparición de la alteridad y el embrión del campo social. Ahora con las mascarillas también nos hemos privado de las sonrisas, aunque nos queda la risa y el tono de voz con el que nos dirigimos a los otros, indicios que estamos cómodos con la otra persona que tenemos enfrente.

Así pues, ¿Qué son las caricias?, las podríamos considerar como nos diría Berne, unidades de reconocimiento de la persona y su valía. Nadie puede sobrevivir y sobrellevar la vida sin caricias. Todos tenemos hambre de caricias, entendidas como psicológicas que recibimos o que nos damos.

Durante esta pandemia no las podemos olvidar. Es más estaría bien contribuir a ellas, ser militantes de caricias y aprovechar cualquier momento para hacer bandera de ellas hacia quien tengas enfrente. No nos valen las leyes de escasez de carias que dicen:

1. No des las caricias positivas que corresponde, pensando que:

. La gente que recibe elogios se hecha a perder

. Que cumpla con su obligación que para eso le pagan

. Si ella ya sabe que la quiero, para que se lo voy a decir

. Todos los padres quieren a los hijos, no hace falta estar siempre repitiéndolo. Eso puede hacer dudar.

. Dar caricias a personas del mismo sexo es de homosexuales

. Cuanto más elogies mas te pedirán

. No se van a forzar más si los felicitamos

. Hay otras cosas más importantes que estar diciendo tonterías

. Pueden pensar mal de nosotros

2. No aceptes las caricias positivas que merezcas, pensando….

. Es de vanidosos o es falsa modestia

. Van a pensar que estoy creído

. Algo querrá cuando viene con estas

. Van a pensar que soy un “blandengue”

. Dependería cada vez más de los demás

. Si alguien te alaba piensa mal

. Debe de ser falso

. No me las merezco

. A buena hora; tendría que haberse acordado antes

3. No pidas las caricias positivas que necesites, pensando….

. Sólo valen si son espontáneas; tienen que salir de él/ella

. Si realmente me quisiera sabría lo que necesito

. Va a pensar que busco sexo

. Yo no me rebajo a pedirle. Hasta ahí podríamos llegar

. Se reiría de mí

. Lo podría usar como un arma contra mí

. Tengo que ser fuerte y no depender de nadie

. Es inútil; ni siquiera me escucharía

4. No te des las caricias positivas a ti mismo

. Eso es ser narcisista

. Es falsa modestia o vanidad

. Luego te dormirías en los laureles

. Pensaran que estoy creído

. Es masturbación mental

. Pensaran que me creo superior

5. No rechaces las caricias negativas destructoras, pensando….

. Si te critican es por tu bien

. Algo habrás hecho para merecerlo

. La letra con sangre entra

. Quien bien te quiere te hará sufrir

. Sólo es por tu bien

. Te pegó por lo mucho que te quiere

. Te preparan mejor para la vida

De lo que se trata es de todo lo contrario, de dar caricias, abundantes caricias positivas cuando corresponda, aceptar las caricias positivas que mereces, pedir las caricias positivas que necesitas, darte caricias positivas a ti mismo y por supuesto no aceptar caricias negativas destructoras.

Para conocerlas mejor tendremos en cuenta que existes diferentes tipos de caricias, que clasificaremos según sean VERBALES o NO VERBALES, por como no hacen sentir, POSIVAS O NEGATIVAS, según a lo que den valor CONDICIONALES O INCONDICIONALES

LAS VERBALES son todas aquellas que se manifiestan de forma verbal, sea un saludo de buenos días o buenas tardes, una burla, un ere importante para mí, muy bien hecho, estoy orgulloso de ti, me encanta ….

LAS NO VERBALES pueden ser FÍSICAS, como el reconocimiento del otro a través de una encajada de manos, un abrazo, un beso, un masaje o también un puñetazo, un golpe, un tortazo. Pueden ser también SIMBÓLICAS, ceder el paso a un anciano, una sorpresa, un regalo, una felicitación, un mensaje matutino en la pizarra de la cocina…. Y también pueden ser CON GESTOS, sonrisas, expresiones faciales de enfado, de agrado, de aprobación….

POR COMO NOS HACEN SENTIR, tenemos las POSITIVAS, aquellas que al recibirlas te sientes bien, y la NEGATIVAS, que al recibirlas te sientes mal, bien simple, sin olvidar las APARENTEMENTE POSTIVIAS, del estilo “Lástima que seas tan burrico porque mira que eres buena persona”

Y finalmente tenemos aquellas caricias según a lo que dan valor, POSITIVAS CONDICIONALES, como una aprobación por un trabajo bien hecho o en su defecto desaprobación o POSITIVAS INCONDICIONALES, donde no importa lo que hagas porque van dirigidas a tu ser, sin condiciones seria la aceptación o en su defecto el rechazo.

Así que aquí estamos, en medio de una pandemia y pudiendo decidir como queremos relacionarnos con los demás a pesar de los pesares. En mi opinión la salud esta muy ligada a las caricias positivas y en este sentido deberíamos hacernos militantes activos de caricias positivas por doquier, disculpad si lo encontráis cómico, era mi intención, sacar la primera sonrisa.

Publicat per antonirocha

Psicòleg - psicoterapeuta antonirochalopez@gmail.com Tel. 606920689

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: